CARGANDO

Escribe para buscar

El secreto de los naranjos sevillanos

mipasaporte 3 junio, 2018
Compartir

Vayas en invierno o en verano te darás cuenta de que los árboles decorativos por excelencia en las calles de Sevilla son los naranjos. Y cuando lleves allí varios días te preguntarás por qué nadie toma las naranjas del árbol, de los naranjos, y se las lleva a casa como postre o tentempié. Muy fácil: son amargas.

NARANJOS-SEVILLA

Naranjos en los alrededores de los monumentos

En el resto del país, las variedades son mucho más dulces y apetecibles pero aquí, el fruto es muy amargo. Tanto que pregunté a varias personas si esas naranjas tenían alguna utilidad.

NARANJOS-SEVILLA

Árboles frutales en las plazas

Algunas parece que se utilizan con fines cosméticos y también, otras, con fines gastronómicos. Según parece, y como curiosidad, las naranjas sevillanas son la base de la mermelada que se elabora en Inglaterra con la modalidad de Hispalis y dicen que son las preferidas de la Reina Isabel II. Dicen las malas lenguas que la que ella consume cada día en su desayuno, es elaborada con naranjas del Palacio de Dueñas, regalo de la Duquesa de Alba (cuando estaba viva, claro). También sirven para aromatizar las ginebras de Beefeater y el Cointreau.

NARANJOS-SEVILLA

Este era el tamaño y el color en octubre

Dicen, dicen y dicen y vuelven a decir… que los naranjos tienen su origen en China y que fueron plantados aquí, en Sevilla para la felicidad de sus dueños. Dicen también que se trata de la ciudad con más naranjos de Europa, unos 40 mil repartidos por toda la ciudad hispalense. En la década de los 70, he leído en algún sitio, que eran 5000.

NARANJOS-SEVILLA

Naranjos en la Plazoleta de Doña Elvira

Un poco de historia sobre los naranjos

Parece que su origen es mitológico y que la cosa se remonta a tiempos inmemoriales, cuando Hércules (supuesto fundador de la ciudad) quiso la manzana dorada para sí y se vino a Sevilla a buscarla. Realmente fueron los árabes los que metieron este fruto en toda la Península Ibérica, en especial por las zonas del sur. Pero a veces es mejor dejarse embaucar por los mitos y los cuentos. 

NARANJOS-SEVILLA

Naranjos en el Palacio de Dueñas

Todo un símbolo de la ciudad: los naranjos

Se ha convertido en el símbolo de la ciudad y cuando llega abril y mayo, las naranjas se maduran después de que el azahar invada, con su aroma, todas las calles sevillanas. Su presencia se ha generalizado en las casas burguesas, en las calles, y en los recintos de los viejos monumentos. Están, a decir verdad, en todas las esquinas. Con sus hojas verdes y sus naranjas casi rodando por la calle. Uno de los puntos más característicos es precisamente el Patio de los Naranjos, en la Catedral, edificio que se elevó sobre las bases de una mezquita. Parece, no sé lo que habrá de cierto en ello, que en este patio están los naranjos más antiguos de la ciudad con más de 100 años.

NARANJOS-SEVILLA

…en las calles…naranjos

A veces la producción es muy intensa como la del último año 2017. Casi se duplicó la cantidad. Y , en este caso, se convierten en un manto peligroso para los viandantes.

NARANJOS-SEVILLA

Naranjos en miniatura tipo bonsai

Tuve que abrir una de ellas, de esas naranjas, y comprobar que efectivamente tienen un fuerte olor a cítrico. Pero no me atreví a probarla porque todo el mundo me decía que era excesivamente amarga y desagradable. A pesar de todo hoy en día un millón de kilos de naranjas amargas se recogen en el tiempo de maduración por parte del ayuntamiento sevillano. Y después, se busca su destino.

NARANJOS-SEVILLA

Aquí tenían unas manchitas porque no había llovido

Perfumes, aromas y mermeladas… por cierto, saben cual es mi confitura preferida y nunca falta en mi nevera? Sí. La han adivinado: la de naranja amarga.

NARANJOS-SEVILLA

“…se han convertido en el símbolo de la ciudad…”

 

Tags:
Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar