CARGANDO

Escribe para buscar

4 ó 5 cosas que ver en Tánger

mipasaporte 31 julio, 2016
Compartir

Tánger es una ciudad marroquí con sabor vecino. Nada más aterrizar en su aeropuerto te das cuenta. Pero tiene algo que la diferencia del resto de ciudades marroquíes. La cercanía con España. Es, de hecho, la ciudad del continente africano más próxima a Europa. Está al abrigo del Estrecho de Gibraltar y sus aguas podrían contar mil y una historia de esperanza y muerte. Pero esa es una historia mucho más reciente. Tánger ya escribió con letras de oro su propia historia hace mucho.

TÁNGER

Los taxis azules son más baratos…

Si nos remontamos siglos atrás las historias serían otras porque Tánger ha pasado por manos británicas, portuguesas y, como no, españolas. Es el segundo motor económico de Marruecos después de Casablanca y tiene una especial relación con el mundo de la pesca y los marineros. Por eso, y no por otra cosa, puedo explicar mi paso por Tánger. Por el Segundo Encuentro Empresarial de la Comisión Mixta Hispano Marroquí. Fui por trabajo pero como mis ojos no los puedo dejar atrás, les contaré algunos lugares que me gustaron.

TÁNGER

Colorido y estilismo tangerino

Para moverte por el centro de la ciudad les recomiendo coger taxis locales pero tengan en cuentan que los azules son los más baratos. No tendrás cinturones de seguridad, ni taxímetro, pero lo que está claro es que son más baratos. Antes de subir pacta con el conductor el precio. Normalmente te lo dirán en dirhams pero el cambio es fácil a euros y, por la cercanía con España, aceptarán nuestra moneda sin problemas. ¡Ojo! porque hay otros taxis que son Mercedes de color beige que, aunque también son oficiales, son mucho más caros. No se extrañen si, ya dentro del taxi, entran otros posibles clientes. ¡No está la cosa para perder dinerito extranjero!.

TÁNGER

Henna, especias, curry…

Aquí sí hay playa

Nuestro hotel estaba muy cerca de la Playa de Malabata. Está junto a la que ellos denominan la municipal, a la que van todos los locales. En la primera, a pesar de que estaba repleta, se veía menos bullicio. Aún así, desde que llegas te das cuenta de que estás en un país árabe. No hay una sola mujer en biquini. Todas se bañan completamente tapadas y lo que más me impresionó es que también hacen lo mismo algunos hombres. En Tánger hay muchas otras playas de arena blanca, mucho más apetecible que ésta pero por cercanía, nos cuadraba a 5 minutos del hotel  andando, optamos por la comodidad. Un rato en la arena y te ofrecerán donuts, café y té caliente en teteras gigantes, pareos y manteles.

TÁNGER

Confidencias en el Café Hafa

Compras y regateo

La esencia de la ciudad la vas a captar, sin duda, en la Medina y en los Zocos, tanto el grande como el pequeño. Aquí ya te adentras en numerosas callejuelas plagadas de pequeñas tiendas en las que te intentarán vender de todo lo inimaginable. Famosos sus perfumes, sus ambientadores, jabones, sus pintalabios mágicos de colores imposibles que te tatúan los labios de tonalidades fucsias. Almizcle, cremas, ungüentos, alfombras, pieles, pañuelos, babuchas.  

TÁNGER

Té en el Royal Tulip Hotel

Poco tiempo tuve yo para comprar, pero si no es tu caso, aprovecha. Hazte un experto en el arte del regateo y llévate para casa los aromas de Marruecos. Vale la pena. Muchas imitaciones y muchos detalles típicos de bazar. Cuidado con las fotos y las grabaciones. En innumerables ocasiones me pidieron el pasaporte y el permiso para poder llevar a cabo grabaciones en plena calle. Son bastante especiales los marroquíes, sobre todo su policía. Precisamente por las calles, te sorprenderán muchos letreros en español. Teatro Cervantes, casi en ruinas y numerosas otras alusiones en nuestra lengua hispana.

TÁNGER

Plaza 9 de Avril, centro neurálgico

Miradores para atisbar la ciudad de Tánger desde lo alto

Si quieren observar vistas panorámicas les recomiendo dos puntos. Uno es el Hotel Continental. Está justo frente al puerto, un muelle algo desvencijado y muy controlado en el que aún quedan numerosos barcos atuneros. Desde la balconada del Hotel, al que pueden entrar gratis porque tiene una cafetería pública, podrán obtener una buena instantánea de la zona de pescadores. El inmueble se levanta sobre los edificios de las antiguas Aduanas.

TÁNGER

Detalle de las ventanas, Hotel Continental

En esa zona te encuentras una mezquita a la cual, ni siendo hombre extranjero, te dejan entrar. Imaginen siendo rubia, mujer y periodista. ¡Ni lo sueñes chica! Hay muchos sitios de rezo repartidos por la ciudad. Y cuando no los ves, los sientes, con sus rezos y cánticos. Solo hace falta mirar los minaretes y detectarás las mezquitas.

TÁNGER

Amor en la Necrópolis púnico romana

Otro de los puntos, relativamente cerca del centro es el Café Hafa. Está en el barrio de Marshan. Fue fundado en los años 20 y por sus terrazas han pasado muchos escritores y cantautores (como Aute) en busca de la inspiración. Inspiración que muchos deben buscar en forma de cigarrito de la risa. Lo digo por la cantidad de veces que nos ofrecieron comprar alguna que otra sustancia pecaminosa.

TÁNGER

Fíjense en las antenas de telefonía móvil en las palmeras falsas…

Está en un lugar privilegiado, un balcón abierto al mar donde tomar un té de hierbabuena y donde se puede observar los trayectos que realizan los ferrys que unen Tarifa y Tánger. El Estrecho de Gibraltar aparece ahí, con tanta cercanía y con tanta infrahistoria. Un lugar donde el Mediterráneo y el Atlántico se funden tanto en temperatura como en color. Dos mares distintos en un solo punto. Dos países diferentes. Uno frente al otro.

TÁNGER

Necrópolis púnica romana

Tánger vive de su leyenda. Me da la sensación de que pervive de las rentas que obtuvo en otra época gloriosa, una época pasada de mucho trajín diplomático, de acuerdos económicos y de intrigas palaciegas. Ahora, creo, que por mucho oropel de adorno que le pongan, le falta adaptarse a los nuevos tiempos. Es, digo y repito, mi sensación.

TÁNGER

Playa de Malabata

Los tangerinos

Algo que me sigue llamando la atención de los marroquíes. Salen a la fresca y no madrugan. Por la mañana temprano apenas los encontrarás en las calles pero al atardecer ocupan todas las zonas ajardinadas de las calles y el césped de los parterres se convierten en las mejores tumbonas. Incluso en el aeropuerto, donde salvo que vayas a viajar, no te dejan entrar, el césped será el lugar de descanso más demandado.

TÁNGER

Al caer la tarde el césped de los jardines se cotizan…

Muy cerca del Café Hafa se encuentra la necrópolis púnica romana en una colina en la que vale la pena sentarse a observar las azoteas del barrio.  Azoteas donde se airean las alfombras, callejones donde se pierden Ali Babá y los 40 ladrones…Desde allí se puede ver otra zona del puerto, mucho más moderna y también la Medina. Está muy cerca de las murallas de la kashba. Son cerca de un centenar de tumbas de las que 50 están excavadas de forma literal en la roca. No tienes que pagar, están al aire libre y se ha convertido en un lugar social, donde la gente se sienta, habla, y se ligotea. La verdad es que se trata del sitio ideal para ir en plan parejita. Poca luz, mar de fondo, brisa marina… imaginen el resto.

TÁNGER

Café y té caliente a 30 grados de temperatura

De resto, les recomiendo encarecidamente que disfruten de su comida. Exótica, picante, sabrosa….llena de matices. Creo que no he degustado nunca platos tan suculentos como los de Marruecos. Está ahí ahí…a punto de robarle el podio (el mío particular) a la tailandesa. Tajín de pollo al limón, pastela, cuscús, ¡¡¡uhmm!!! Zumos frescos de naranjas dulces recién exprimidas. Infusiones ardientes de menta que te quema el gaznate y te enfrían la cabeza… ¡qué rico, por dios! Con este recuerdo en mis papilas gustativas me voy a ver ” El Cielo Protector” , la peli basada en la novela de Paul Bowles. Si pasan por Tánger, acuérdense de mí.

TÁNGER

“…es, de hecho, la ciudad del continente africano más cercana a Europa…”

 

Tags:
Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar