CARGANDO

Escribe para buscar

El Drago de los mil años

mipasaporte 25 abril, 2016
Compartir

Tenemos las cosas cerca y apenas las conocemos. En mi caso se cumple la premisa. Hoy les propongo un paseo por un parque que me ha sorprendido en positivo. Me ha parecido un espacio súper recomendable para ir con niños, o incluso para meditar y pensar en soledad. Sí. Lo he dicho. Para eso mismo. Está en Icod de los Vinos que, por cierto, celebra el día de su patrón el 25 de Abril (San Marcos), en el norte de Tenerife.  Este municipio es conocido básicamente por un árbol del que ya apenas hablamos desde que se implantó el euro y desaparecieran los billetes verdes de 1000 pesetas.

PARQUE DEL DRAGO

Billete de mil pesetas donde aparecía el Drago Milenario

El gran atractivo de Icod

Aún así los turistas que van a este pueblo del norte, el mío, lo hacen para ver el famoso árbol milenario que resulta que, no es un árbol, sino una planta, un arbusto y que no tiene mil años sino unos pocos menos. Ha sido objeto de polémica en los últimos tiempos. Primero por la construcción de un muro (de la vergüenza) que delimitaba el parque y que, supuestamente, restaba visibilidad. Y luego, por el rumor de que el Drago estaba muerto y lo mantenían en pie con cemento armado.

PARQUE DEL DRAGO

Sobrevolando los tejados con verodes

De una manera u otra, el caso es que ahí sigue, rotundo, impresionante. Tanto que incluso unos investigadores italianos han escuchado su interior para ver qué tipo de música desprende. Lo que oyen. A mí de momento el Drago solo me ha hablado del silencio y de historia (aunque no me he puesto a escucharlo demasiado bien).

PARQUE DEL DRAGO MILENARIO

Casonas antiguas que se pueden ver desde el Parque

Cómo llegar al Drago

Al parque se entra por la parte trasera de la Plaza de la Pila. Los adultos pagarán 4 euros y los pensionistas 2,50. Los residentes canarios pueden entrar gratis. Además organizan Eco-rutas. Si se va con prisa no es necesario ni siquiera acceder porque el Drago se ve desde la Plaza Lorenzo Cáceres, pero si tienen tiempo y están cansados de toda la ruta y la carretera, entren, siéntense y escuchen los pájaros. En contra de lo que dicen por ahí, para lo poco que cuesta y el buen rato que podrían pasar, lo recomiendo.

PARQUE DEL DRAGO

El parque alberga numerosas especies autóctonas

Dice la leyenda, que los dragones, al morir, se convertían en dragos y que la savia del árbol es de color rojizo porque es la sangre de la bestia. Es uno de los símbolos de las Islas Canarias y, quizás el mayor tesoro de la flora española. Cuenta con una copa con una peculiar forma y en ocasiones florece, con unas florecillas blancas. Dicen los abueletes que cuando esto ocurre nos espera un invierno lluvioso.  Siempre se ha pensado que era endémico de Canarias pero el  dracaena draco también se encuentra en Madeira, Cabo Verde y en Marruecos. Al fin y al cabo estamos todos en la misma zona geográfica.

PARQUE DEL DRAGO

Cueva simulando un enterramiento guanche

Qué ver en el Parque del Drago

En el parque encontrarán numerosas especies vegetales y algún que otro animal suelto. Entre las curiosidades, una cueva que recrea un enterramiento guanche y un barranquillo por el que antiguamente corría de forma constante un pequeño riachuelo, el Caforiño.

PARQUE DEL DRAGO

Puente del riachuelo Caforino

Los dragos siempre han despertado el interés de muchos botánicos que vienen de varias partes del mundo para verlos. De momento, y mientras no se venga abajo, el más alto es este, de Icod de los Vinos. Mide 17 metros de alto y 20 de perímetro en la base. El peso de esta mole ronda las 150 toneladas sin contar las raíces. La edad de este drago ha sido muy discutida y se ha llegado a afirmar que podía tener miles de años, sin embargo, según los estudios su edad se ubica entre los 800 y los 1000 años.

PARQUE DEL DRAGO

Las ramas del Drago pesan toneladas

El pobrecito ha tenido que pasar por el hospital en varias ocasiones. Realmente los “sanitarios” han venido hasta su hábitat. En 1985 se instaló en el interior del tronco un ventilador para facilitar la circulación del aire y evitar la proliferación de hongos. Antiguamente había quien metía a los rebaños de cabras dentro del tronco para resguardarse del frío y el agua. Es hueco!!!!. En 1993, el Ayuntamiento de Icod desvió la carretera que pasaba a pocos metros del drago y se pensaba que esto podría afectarle. Pero ahí sigue con sus brazos aclamando al cielo.

PARQUE DEL DRAGO

Merendero ubicado dentro del Parque del Drago

Justo anexo al parque se encuentra el futuro edificio que albergará el centro de interpretación. Levantó muchas ampollas cuando empezaron a construirlo porque decían que no pegaba con el conjunto histórico. No obstante, a mi me parece que tiene un aspecto agradable. Al menos desde dentro.

PARQUE DEL DRAGO

Centro de interpretación del Parque

Horarios

De abril a septiembre el parque permanece abierto de 09.30 a 19.30 de la tarde y el resto del año, de 09.30 a 18.30. Durante esas horas podrán visitar las 3 hectáreas que forman toda la extensión y lo mejor, podrán hasta tomarse un tentempié porque hay unas mesitas tipo merendero. Está en pleno casco histórico de Icod y te permite conocer la zona más antigua del pueblo. Hay muchas casas típicas, y además cuentan con el aliciente de poder tomarse unos vinitos icodenses por alguno de los bares y tiendas de souvenirs que hay en los alrededores.

Curiosidades

Me han contado que hay multitud de leyendas relacionadas con los dragos que van más allá de Canarias. Dicen que la mitología griega los vincula al gran dragón Ladón, un monstruo con 100 cabezas que luchó contra el dios Atlas. El dragón la palmó y su sangre corrió ladera abajo por el Teide hasta llegar a la costa. Por eso hoy en día nacen tantos dragos en Tenerife y de su tronco brotan multitud de ramas, como si fuera Ladón. No es mala la historia para entender tanta veneración. Lo que también me han contado, y esto sí que es de buena tinta, que cuando el drago, el milenario que no tiene mil años sino unos pocos menos, estaba libre, sin muros, vallas o carteles informativos, los chicos se metían dentro de su tronco a jugar. Y esto, allá por la década de los 40, lo hacía mi padre, que siempre ha sido tan culo inquieto como una que conozco bien. 

PARQUE DEL DRAGO

“….espacio súper recomendable para ir con niños, o incluso para meditar…”

 

Tags:
Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar