Samarines: una playa tinerfeña, virgen y desconocida

Publicada en Publicada en Europa

Hoy les propongo un rincón desconocido que se encuentra en nuestra isla de Tenerife. Siempre que me sorprende algo me pregunto si también le produce la misma sensación a los demás. En este caso me sorprendió por varios motivos. Primero porque presumo de ser un culo inquieto y era la primera vez que escuchaba el  nombre de esta playa, y segundo porque cuando llegué me pareció un sitio fantástico para hacer snorkel por la transparencia de sus aguas y por lo desierta que estaba.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Playa de la Viuda

Tubo y gafas pero solo cuando el mar está en calma porque por lo visto hay unas corrientes traicioneras que pueden acabar con nuestro hocico en las rocas. ¡Ojo! ¡Cuidado!.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Callaos en Samarines

Samarines es una playa que se encuentra entre los núcleos de Arafo y Candelaria. Es de callaos (piedras redondeadas por el efecto del mar) pero tiene una parte considerable de arena negra. Se puede encontrar fácilmente si haces el sendero local TF-292. Aunque el camino, como tal, está planteado desde la Playa de La Viuda hasta la Basílica de Candelaria, mi propuesta lo amplía un poco más.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Casa con fleco en La Viuda

Les sugiero dejar un coche en la Villa Mariana y otro en el Polígono Industrial de Güímar. Así serán aproximadamente unos 5 kilómetros que tardarán en hacerlo poco más de una hora y media.  La ruta transcurre por los acantilados y es de las zonas de costa mejor conservadas del sur de la isla de Tenerife. Pasarás por bufaderos, tabaibales y por el conocido como Triángulo Mariano porque fue en esta zona donde supuestamente apareció la imagen de la Virgen de Candelaria, la Patrona de Canarias. Vete a saber de dónde venía la escultura.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Risco de La Magdalena, Candelaria

Si has aparcado en el Polígono Industrial solo tendrás que ir bordeando por las principales calles de la zona, entre naves, hasta llegar al final de las parcelas y encontrar zona de piedras. Comenzarás a bordear la costa hasta llegar hasta la Playa de la Viuda, una zona de baño un tanto peligrosa que se comparten en gestión a medias entre Arafo y Candelaria. Se trata de un poblado marinero a la antigua usanza. En este rincón, medio destartalado, seguro que verás en las casas cueva tan típicas del sur de la isla. Viviendas excavadas en la roca pumítica que, en muchas ocasiones, han sido restauradas y adaptadas a los nuevos tiempos. Casas a ras del litoral donde las olas golpean sin piedad. Curiosos rincones.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Roca pumítica

A partir de La Viuda, el sendero está muy bien señalizado. También se advierte de que se entra en una zona en la que no hay vigilancia o socorristas. Comienza el ascenso por unas rocas y llama la atención la mezcla de piedra basáltica y la otra más blanquecina y porosa. Llegará un momento en el que vislumbras la Playa de Samarines, pero para llegar a ella tendrás que bajar al barranco que lleva el mismo nombre.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Playa sin vigilancia

Muchas de las playas de Canarias están formadas por la desembocadura natural de los barrancos. Aquí no es una excepción.  El camino sigue señalizado con piedras, muy llano y totalmente adaptado para ir con niños. Salvo en algunos desniveles, no tiene dificultad alguna.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Samarines, la playa

Desciendes hacia el barranco y, a buen seguro, te encontrarás alguna que otra caseta de campaña. Algunas personas acampan en la zona. Incluso hay una zona acotada y llana donde se ve que se lleva a cabo esta práctica con asiduidad. La playa es de piedras pero tiene una zona de arena y según he leído, se alternan estos dos elementos durante todo el año en función de las mareas. Lo ideal es que el mar esté tranquilito porque la playa es bastante abierta, con ese punto salvaje típico de las playas sin “domesticar” así que precaución: ya advertíamos antes: aquí no hay socorristas.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Sendero bien señalizado

Para llegar hasta Samarines hay que llevar zapato de trekking, gorras, protector solar y traje de baño. También comida y bebida si se va a pasar el día porque allí, evidentemente, no llegan ni los coches ni las motocicletas. Es un lugar salvaje en el que se puede pasar un día de playa sin agobios, sin turistas, sin masificación. Una playa en silencio sin la música de los chiringuitos, sin comodidades….solo con el rugido del mar y el salitre.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Un bufadero que late: pum pum

Si nos cansamos de playa podemos retroceder sobre nuestros pasos o bien seguir hacia adelante, que fue nuestra opción. El objetivo era llegar hasta Candelaria. Comenzamos el ascenso desde la playa por su parte derecha. Una subida ligerita que transcurre por el sendero bien señalizado. Encontraremos vegetación que crece de forma espontánea y natural. Lechugas de mar, tabaibas dulces y amargas…..fauna silvestre: lagartos, hormigas gigantes, gaviotas, pardelas…..

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Un camino sin pérdida

Desde Samarines hasta Candelaria hay apenas dos kilómetros. Por eso es un paraje natural ideal para ir a pasear o llevar a los perros, donde por cierto, está más que permitido su baño.

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA
Desembocadura del Barranco de Samarines

Seguiremos avanzando hasta ver el núcleo de Candelaria y la torre de su Basílica. Llegaremos al Risco de la Magdalena desde se puede disfrutar de una vista panorámica interesante. Desde arriba veremos la Cueva de San  Blas, donde se supone que apareció la imagen de la Candelaria y también la parte trasera de la iglesia. Descenderemos por la calle Antón Guanche y llegamos, previa escalinata, a la Basílica. Después la cuestión está en lograr un buen restaurante para un pescadito y cerveza fresca, una velita a la Yaya y el día patrás

PLAYA SAMARINES-CANDELARIA

“…estirar las piernas, disfrutar con los niños, respirar aire marino…”

Otros rincones...
El norte de Tenerife está plagado de charcos donde darse un baño cuando el calor
Se trata de un paseo de muy fácil recorrido. Apenas supera los 10 o a
Enero y Febrero son los meses del almendro en muchos municipios de Canarias. A mí,
Montaña Amarilla es, junto a los helados de hielo con sabor a chocolate, uno de
Es el momento “charco” que más me ha sorprendido durante el verano de 2016. Y
Buenavista del Norte es el municipio en el que se enclava el Macizo de Teno,
Es un rincón enigmático. Una playa natural alejada y poco masificada. Vale la pena ir
Todo el mundo conoce la Montaña Roja de El Médano pero pocos saben cómo se
Otros rincones...
El norte de Tenerife está plagado de charcos donde darse un baño cuando el calor
Se trata de un paseo de muy fácil recorrido. Apenas supera los 10 o a
Enero y Febrero son los meses del almendro en muchos municipios de Canarias. A mí,
Montaña Amarilla es, junto a los helados de hielo con sabor a chocolate, uno de
Es el momento “charco” que más me ha sorprendido durante el verano de 2016. Y
Buenavista del Norte es el municipio en el que se enclava el Macizo de Teno,
Es un rincón enigmático. Una playa natural alejada y poco masificada. Vale la pena ir
Todo el mundo conoce la Montaña Roja de El Médano pero pocos saben cómo se

2 comentarios en “Samarines: una playa tinerfeña, virgen y desconocida

    1. Muchas gracias por tus comentarios y por tu atención siempre…….para mí también fue una sorpresa porque no tenía ni idea de que existía esta pequeña playita. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *